Saltar al contenido
Robots de juguete

Breve historia de los robots

Robot humanoide

La historia de la robótica y los robots es una historia de retos y avances tecnológicos, a veces fallidos. A menudo entremezclados con literatura de ciencia ficción e ideas visionarias nunca alcanzadas.

Una ciencia revolucionaria…

Porque la ciencia de los robots es la ciencia del comportamiento y capacidades biológicas, trasvasadas a la tecnología. La ciencia que pretende replicar y mejorar las capacidades de interacción del hombre, como ser más avanzado de la Naturaleza.

Y una paradoja

La paradoja es que aquellas capacidades -que la evoluci√≥n ha desarrollado a lo largo de millones de a√Īos-, se pretenden emular con tecnolog√≠a que existe apenas hace unos cientos de a√Īos, si no d√©cadas. Un reto may√ļsculo.

Robots did√°cticos

Y he aquí la historia de los robots

Los egipcios y Anubis

Fue en el antiguo Egipto, hace unos 5000 a√Īos, cuando se realizaron las primeras criaturas con aspecto rob√≥tico. Los egipcios confiaban entonces en los or√°culos, se√Īales divinas que cre√≠an predec√≠an las cosechas, el clima y preven√≠an sobre cat√°strofes o bonanzas.

Estos oráculos eran transmitidos por los sacerdotes del dios Anubis que, para darles más relevancia, manipulaban la boca de la figura del dios, para que se moviera y pareciera que los dictaba éste.

El imperio chino antiguo

Durante la dinast√≠a Zhou Occidental, en el siglo X a.C., se construyeron aut√≥matas mec√°nicos. El artesano Yan Shi hizo un aut√≥mata humanoide que pod√≠a cantar y bailar. Se dice que lleg√≥ a incluir huesos, m√ļsculos y articulaciones en √©l.

Los griegos y los autómatas

En el primer siglo antes de Cristo, la civilización griega ya había llegado a un nivel de tecnología suficiente para el dominio de las máquinas simples.

Los ingenieros alejandrinos utilizaron esos conocimientos para dise√Īar mecanismos autom√°ticos. Entre ellos, Her√≥n de Alejandr√≠a, fue el m√°s famoso. Desarroll√≥ mecanismos para verter agua autom√°ticamente, abrir las puertas de los templos, o crear criaturas animadas -precursoras de los robots actuales- para entretener a los reyes, a las que se denomin√≥ aut√≥matas.

Su Song

El polifac√©tico cient√≠fico e ingeniero chino Su Song construy√≥ en 1088 un ingenio que fue llamado “El motor c√≥smico“. Este era un reloj instalado en una torre de 10 metros, que inclu√≠a maniqu√≠es mec√°nicos que daban las horas tocando campanillas y gongs, entre otros dispositivos.

Los √°rabes

Los bizantinos heredaron de los alejandinos los conocimientos para desarrollar autómatas, y estos a su vez se los pasaron a los árabes.

Entre los ingenieros √°rabes m√°s conocidos, destaca el polifac√©tico ingeniero kurdo musulm√°n Al-Jazhari (1136-1206). Construy√≥, entre otras muchas cosas, varios aut√≥matas movidos por ruedas hidr√°ulicas, con levas de su invenci√≥n. Entre ellos, un sirviente aut√≥mata humanoide que serv√≠a agua, t√© y otras bebidas y una banda de m√ļsica rob√≥tica. Escribi√≥ adem√°s un tratado sobre c√≥mo construir aut√≥matas.

Robots retro

Europa, Edad Moderna

Seguramente, el primer aut√≥mata del que se puede verificar su funcionamiento, es el humanoide dise√Īado por Leonardo da Vinci -que no s√≥lo es el famoso autor de la Mona Lisa-. Da Vinci escribi√≥ un elaborado manual en cuyos dibujos se muestra el dise√Īo de un caballero mec√°nico con armadura, capaz de ponerse en guardia y mover los brazos, la cabeza y la mand√≠bula. El a√Īo en la que se situa el dise√Īo es 1495, 3 a√Īos despu√©s del descubrimiento de Am√©rica por Col√≥n.

Siglo XVIII

En el siglo XVIII, los mecanismos para la construcci√≥n de relojes hab√≠an sido muy perfeccionados y se realizaban sofisticados dise√Īos. Los ingenieros de la √©poca, como el suizo Pierre Jaquet-Droz, se inspiraron en esos mecanismos, para desarrollar aut√≥matas muy elaborados, que dibujaban o tocaban instrumentos con una precisi√≥n extraordinaria.

Los diferentes movimientos se generaban mediante levas de bronce finamente labradas. Si estas se cambiaban, se producían diferentes resultados en el autómata, lo que dio origen a las primeras máquinas programables.

En 1738, el maestro francés Jaques de Vaucanson, fabricante de juguetes, construyó para Luis XV un pato automatizado. Este podía realizar centenares de movimientos, como andar, nadar, agitar las alas, comer, masticar y muchas más.

autómatas robots

El Turco, m√°quina para jugar al ajedrez

El intento m√°s sofisticado de creaci√≥n autom√°tica fue El Turco, un dise√Īo de Wolfgang von Kempelen, inventor h√ļngaro. Esta era una compleja m√°quina que pod√≠a jugar al ajedrez contra un oponente humano, supuestamente por sus propios medios. Sin embargo, en realidad el aut√≥mata, aunque de sofisticado dise√Īo, se revel√≥ como un enga√Īo, ya que era controlado desde su interior por un ser humano de baja estatura.

Siglo XIX

El inventor americano Edison desarroll√≥, utilizando la tecnolog√≠a patentada de sus fon√≥grafos, mu√Īecas parlantes, que se intentaron comercializar como juguetes, aunque no tuvieron √©xito.

George Moore presentó en 1893 su autómata caminante, que movido por vapor, podía avanzar a una velocidad de 1,5 Km/h.

El declive de los autómatas

Desde finales del siglo XIX hasta el comienzo de la Primera Guerra mundial, se siguieron construyendo autómatas. Pero estos no fueron tan sofisticados como sus predecesores y se utilizaron, principalmente, en espectáculos. Finalmente tras la guerra, la industria de los autómatas desapareció.

Siglo XX

En la Primera Guerra mundial se utilizaron armas controladas remotamente, basadas en la tecnología desarrollada por Nikola Tesla, gran inventor de origen serbocroata. Tesla previamente había desarrollado un robot sumergible, que podía ser controlado remotamente por radio.

En 1914, el espa√Īol Torres Quevedo presenta en la feria de Par√≠s de 1914 “El Ajedrecista“. Este era un aut√≥mata capaz de realizar un final de rey y torre, contra el rey del oponente humano. Aunque no era muy preciso, y no siempre utilizaba el m√≠nimo n√ļmero de jugadas, siempre lograba la victoria.

En 1920 se acu√Īa el t√©rmino “robot“, aparecido en una obra del checo Karel ńĆapek, y derivado de la palabra checa “robota“, que significa “servidumbre“.

En 1927 se presenta al p√ļblico el aut√≥mata japon√©s m√°s famoso, el Gakutensoku, que ten√≠a una funci√≥n diplom√°tica, para una interacci√≥n amable con las personas. Se activaba con aire comprimido y pod√≠a escribir y levantar los p√°rpados.

En 1939 se presentó en la Exposición Mundial de Nueva York el robot humanoide Elektro, controlado eléctricamente. Con una altura de 2,1 m y un peso de 120 Kg, podía andar siguiendo comandos de voz, hablar unas 700 palabras, fumar, hinchar globos y mover la cabeza y los brazos.

Robots teledirigidos
Robots control a distancia

En 1941 y 1942, Isaac Asimov public√≥ sus c√©lebres tres leyes de la rob√≥tica, acu√Īando adem√°s este √ļltimo t√©rmino para referirse a la ciencia que estudia y dise√Īa robots y sus implicaciones.

Las tres leyes de la robótica:

1. Un robot no har√° da√Īo a un ser humano o, por inacci√≥n, permitir√° que un ser humano sufra da√Īo.
2. Un robot debe cumplir las órdenes dadas por los seres humanos, a excepción de aquellas que entrasen en conflicto con la primera ley.
3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la primera o con la segunda ley.

Isaac Asimov

Aparición de los robots industriales

En 1961 se fabricó el primer robot industrial, el UNIMATE Un brazo robótico activado hidraulicamente, con una memoria almacenada en una bobina magnética de metal. Sus movimientos eran controlados por servomecanismos. y tenía un efector terminal dependiente de la tarea a realizar (soldar, perforar, pintar, etc.).

En las décadas de los 70 y los 80, se desarrolla la Inteligencia Artificial (IA), que pretende aportar los elementos necesarios para convertir un robot en un elemento completamente autónomo, utilizando sensores complejos, como la visión artificial e integrando la planificación inteligente de tareas, creando modelos del entorno en tiempo real.

Robots industriales

Y la precisión

En 1975, aparece el robot industrial PUMA (Programmable Universal Machine for Assembly -Máquina Universal Programable para el Ensamblado-), un brazo robótico que incorpora todos los avances realizados en el campo de la Inteligencia Artificial en las universidades MIT y Stanford. Incluye control por microprocesador y emplea motores eléctricos para realizar los movimientos, lo que le confiere una precisión y una velocidad extraordinarias.

Japón

A partir de ese momento, son las compa√Ī√≠as japonesas las que toman el control del mercado mundial de robots industriales, produciendo actualmente m√°s del 50% de los robots que se venden en el mundo.

Robots industriales

Los robots humanoides

A partir de finales de los 80 y en la d√©cada de los 90, los fabricantes japoneses comenzaron a trabajar en el dise√Īo de robots humanoides, y tambi√©n de robots con aspecto y comportamiento animal, cada vez m√°s sofisticados y con comportamientos m√°s reales.

En 1998, Honda present√≥ su robot humanoide P3 y en 1999, Sony introdujo AIBO, un perro rob√≥tico. En el a√Īo 2000 Honda desvel√≥ sus avances en rob√≥tica con su robot ASIMO, que puede andar por terrenos planos o irregulares, correr, subir escaleras, reconocer caras, comunicarse e interaccionar con su entorno.

Robots humanoides

Summary
Breve histtoria de los robots
Article Name
Breve histtoria de los robots
Description
Historia de los robots desde 5000 AC hasta el siglo XXI
Author